Ser anodino,
tu bajeza extrema
hace dudar de tu nombre
incluso a quien te conoce;
“la rubia” te llaman
aunque no seas hembra.

Ser anodino,
no malgastes tu saliva.
Jamas convencerás a nadie,
mucho menos a una piba.

Ser anodino,
me has hecho mazo gracia,
no sabemos cómo te llamas
y has entrado en nuestra casa.

Ser anodino,
mejor vete pa´ los bares,
para lo que nos aportas
es preferible que emborraches.

Aunque lo ignores,
por ahora y siempre,
esta noche, tu presencia
inspiró unas reflexiones
que sentaran una creencia,
la de que eres un mediocre,
la de que huyes de la ciencia,
y me tocas los cojonesssss