Cristales sudosos y cuadrados,
no queda ninguno en mi copa.
“No te pases de listo
o te rompo to´la boca.”

En la noche taciturno
vendimio los momentos,
en el baño hago cola,
perdemos todos
el tiempo de descuento.

Rifando turbios estertores,
regando con alcohol pulsiones
sumergidos en ron,
los hielos ya diluyen
a las perras que huyen,
a tunos que matan amores.

Mi tesoro en el fondo,
una pota en el dorso.
Sin patentes de corso
les dedico mis valores
que fluyen, desde lo más hondo.

Pero fluir, fluye la bilis
con tres guisantes
entre anises.