Me despierto empalmado pensando en tu carita de ángel
me pajeo enfadado en castidad forzada
mi cuerpo es zona contaminada
mi mente me niega el ayer y el antes

palidezco sudoroso viendo pibón con malote
regalando besos de éxtasis paseando tangas
llevando en vena pastillas de amor y prisas de noche
me restriegan por la cara su indiferencia y sus faldas

dulces, santas, en su casa, unas lobas en tu coche
entre coca y pollas se mueven con soltura, devoran toda clase de paquetes
tontas, falsas, pijas, putas, rezando por si un día se la metes
bajo el horizonte de sus blusas sale el sol cada mañana
¿quién me iba a decir que me enamoraría de una bakala?