en un treinta de febrero como hoy
peter punk es esquivo a su mala sombra
hay una manicura que va reventando
los exoesqueletos urbanos
melancólicos de tan mala vida
cansados de tanto morir cotidiano
pero lo bueno empieza
cuando las abejas resuelven el puzle
letra, pieza a pieza
máscaras, personas, personajes…
distancias imposibles en el metro acechan
la lotera muestra sus carnes
en la compraventa de la suerte
aunque a la puta fortuna
le lluevan cien copas encima
fácil es que ninguna acierte
adquieren apariencia de tormenta
provocas todos mis catarros, rubia,
y al final los mocos
perpetuarán su sacrilegio con sus liturgias

Nota del editor: estoy más pedo que los autores de este poema. Fmd: Joey (por cierto necesito piba)